Get The Look

Mechas lindas: potencia el tratamiento del cabello a la hora del baño

  • El tratamiento para el cabello comienza en el baño. Descubre algunos trucos para tratarlo y evitar daños a la hora de lavarlo.
Pantalla Completa
Previous Next
El tratamiento para el cabello comienza en el baño. Descubre algunos trucos para tratarlo y evitar daños a la hora de lavarlo.

El baño también es un buen momento para cuidar del cabello. Cada una tiene su ritual de belleza cuando se lava el pelo, y con algunos trucos importantes puedes disminuir su caída y su resequedad, incluso puedes potenciar el tratamiento de las fibras capilares dejándolas más bonitas y saludables.

Presta atención al champú y al acondicionador

La dermatóloga Vanessa Metz explica que el champú debe ser aplicado dos veces en el cabello: "La primera lavada va a retirar los residuos acumulados en las fibras capilares y la oleosidad del cuero cabelludo, y la segunda lavada hará la limpieza más profunda. Es importante enjuagar bien el cabello para no acumular los residuos que lo dejan más propenso al quiebre y a la resequedad", aconsejó.

Cuando uses el acondicionador no lo aproximes a la raíz. El producto tapa los bulbos que producen la oleosidad natural en el cabello, lo que puede conducir a problemas de caída, caspa y dermatitis. Lo ideal es que la crema sea usada de la altura de la oreja hacia abajo, y bien enjuagada para que el exceso de acondicionador no pese en las fibras capilares. Quien tiene el cabello corto debe usar productos sin enjuague que le darán un efecto parecido.

La dermatóloga también alerta que es importante no peinarse debajo de la ducha porque en ese momento el cabello es más susceptible a la caída. Es preferible desenredarlo con los dedos y después de la ducha usar peines de dientes anchos. Saber escoger el cepillo o peine también te ayudará a evitar problemas futuros con tu cabellera.

Presta atención a la temperatura del agua

Ten cuidado con la temperatura del agua, el calor excesivo desequilibra el pH del cabello, dejando las raíces grasosas y las puntas secas. Es aconsejable el uso de agua tibia que limpia sin afectar la cutícula del cabello, que se abre con el calor y se cierra con la temperatura fría.

Otro procedimiento que tiene importancia después del baño es el secado: "es importante usar la toalla suavemente para absorber el exceso de agua y eventualmente algún producto que haya quedado en las fibras capilares después del baño. No lo fricciones porque al restregarlo puedes causarle el llamado efecto frizz al cabello, así como quiebre y caída de las hebras".

Por último, "usa productos específicos para tu tipo de cabello", explicó la dermatóloga Cynthia Meyrelles.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel