Get The Look

Conoce la manera correcta de cepillar tu tipo de cabello sin maltratarlo

  •   Cepillar el cabello ayuda a que el cabello gane volumen, movimiento, brillo y previene que se produzcan puntas abiertas
Pantalla Completa
Previous Next
Cepillar el cabello ayuda a que el cabello gane volumen, movimiento, brillo y previene que se produzcan puntas abiertas

Cepillar el cabello es un paso básico de la rutina de belleza, ya que ayuda a que el cabello gane volumen, movimiento, brillo y previene que se produzcan puntas abiertas. Dependiendo del tipo de cabello que se tenga se debe elegir la mejor herramienta para conseguir el resultado deseado y no maltratar las mechas, la frecuencia del cepillado es otro punto clave. Conoce más sobre este tema.

Es necesario cepillar el cabello un par de veces al día

Lo ideal es cepillar el cabello dos veces al día, en las mañanas y en las noches. Cepillar las mechas todas las noches ayuda a eliminar el polvo y a exfoliar el cuero cabelludo porque activa la circulación. Antes de bañarse también se debe cepillar el cabello, ya que es el momento en que el cabello está más fuerte y resistente, además de que eso te ayudará una vez que salgas de la ducha para peinarte más rápido y para no maltratar las mechas.

Además el cepillo ayuda a repartir la grasa natural desde el cuero cabelludo hasta las puntas, ya que todas las mechas necesitan de esa capa protectora de grasa que evita que entren agentes nocivos del exterior.

Prefiere los cepillos con cerdas naturales

El material del que esté hecho el cepillo también es de gran importancia, prefiere los que tienen cerdas de jabalí o materiales naturales, ya que son efectivos para todo tipo de melenas, ya que cierran el cuero cabelludo y le dan mejor agarre al cabello.

Este tipo de cepillos son especialmente útiles para quienes tienen el cabello corto. Los cepillos de cerdas sintéticas y largas se pueden utilizar en el cabello largo, aunque son más recomendables los de materiales naturales. Además los cepillos pequeños deben usarse en el cabello corto y los grandes en el largo.

La forma de cepillo que elijas dependerá de tu tipo y tamaño de cabello

Además existen una gran variedad de cepillos, los cuales se pueden utilizar dependiendo de la rutina y el tipo de cabello de cada quien. Los cepillos redondos son perfectos para las melenas onduladas y lacias, y se pueden usar conjunto con la secadora, sin importar el tamaño del cabello, los más grandes son ideales para alisar las mechas largas. Además ayudan a dar más movimiento y volumen al cabello.

Si tienes el cabello rizado u ondulado una buena opción es usar óleo capilar para desenredar e hidratar este tipo de mechas que tienden a ser más secas, y se puede cepillar el cabello mojado, empezando por las puntas y finalizando con las raíces. Prefiere pasar por la melena un cepillo tipo esqueleto, que tiene las cerdas separadas y se desliza muy bien por las melenas abundantes rizadas y crespas, dejando los rizos mejor definidos.

Cuando el cabello largo está muy enredado lo ideal es usar un cepillo pequeño con forma de erizo, conocido como Detangler, ya que sus cerdas sintéticas de diferentes longitudes son blandas y suaves, perfectas para desenredar, además no rompen las puntas. Los cepillos planos son recomendables para las melenas largas y lacias u onduladas, ya que ayudan a dejar el cabello liso y brillante.

No olvides limpiar de forma periódica la herramienta

Es importante que mantengas tus cepillos limpios. Diariamente trata de retirar los cabellos que se quedaron en la herramienta, y una vez a la semana pon a remojar el cepillo en una solución de agua templada y jabón durante diez minutos, también existen aerosoles especiales para limpiar los cepillos y que tienen una acción antibacteriana.

También es necesario cambiar los cepillos con regularidad, en promedio se dice que duran ocho años, sin embargo, esto depende del uso y el cuidado que se les haya dado, ya que pueden ser portadores de hongos y bacterias.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel