Get The Look

Cómo lavar tus brochas de maquillaje correctamente

  • Mantén la higiene de tus brochas y tu piel saludable siguiendo estas recomendaciones.
Pantalla Completa
Previous Next
Mantén la higiene de tus brochas y tu piel saludable siguiendo estas recomendaciones.

Las brochas son una herramienta indispensable para aplicar el maquillaje en el rostro, ya que ayudan a que el producto luzca como debe y mejore la apariencia. Sin embrago, es indispensable mantener estas herramientas limpias porque sino pueden transferir bacterias a la piel y cambiar los resultados al aplicar el maquillaje. Mantén la higiene de tus brochas y tu piel saludable siguiendo estas recomendaciones.

La importancia de mantener limpias las brochas

Mantener limpias las brochas de maquillaje, va más allá de retirar el producto cosmético que se acumuló en las brochas después de utilizarlas, ya que debes tomar en cuenta que es una herramienta que utilizas todos los días y que suele estar expuesta al polvo y la contaminación que se produce al estar encerrada en una bolsa de maquillaje o al aire libre.

Lavar las brochas debería de ser una costumbre y un paso indispensable de la rutina de belleza. Al menos habría que hacerlo una vez al mes o cada quince días, dependiendo de qué tan seguido utilices estas herramientas. Notarás los beneficios en seguida, como mejora la apariencia de la brocha, y como la aplicación del maquillaje será más precisa, sin manchas y tendrá una mayor duración. Además esto te ayudará a que las brochas duren en buen estado por mucho más tiempo.

Sigue los pasos para lavar las brochas

Lo que vas a necesitar es jabón para lavar los trastes que elimine las impurezas, aceite de oliva que acondicione y restaure el pelo de la brocha, y una toalla o servilletas gruesas de papel para secar la brocha.

1) En un recipiente mezcla muy bien el jabón con una cucharadita de aceite de oliva, pon el suficiente jabón para que la mezcla no quede muy grasosa.

2) Coloca la brocha en posición vertical con el pelo viendo hacia abajo y mójala con agua tibia. La idea es mojar tan sólo las cerdas para evitar que el resto del agua se suba por el mango y los pelitos se despeguen.

3) Aplica un poco de la mezcla de jabón y aceite en las puntas, en posición vertical con el pelo viendo hacia abajo, empieza a dar brochazos de un lado al otro hasta hacer espuma. Exprime el exceso de jabón y enjuaga la brocha con agua tibia hasta asegurarte de que no queden residuos.

4) Nuevamente aplica el jabón en las puntas de la brocha y enjuágalo las veces que sean necesarias hasta que quede limpia la brocha. Exprime el exceso de agua y deja que las brochas se sequen sobre una toalla o una servilleta de papel, en posición horizontal o inclinada con las cerdas viendo para abajo. Déjalas secar de 24 a 48 horas.

Limpieza express para emergencias

Si tus brochas tienen alguna mancha en particular que deseas retirar de manera rápida, existen limpiadores en spray especiales para brochas que son prácticos y que resuelven el problema de momento, sólo hay que rociar el producto sobre la brocha y retirarlo después con una servilleta gruesa. Sin embargo, es necesario que cada cierto tiempo laves tus utensilios a profundidad.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel