Get The Look

Alisado progresivo: cómo tratar los efecto colaterales del procedimiento

  •  El alisado progresivo puede dañar el cabello y el cuero cabelludo. Aprende a combatir los efectos secundarios
Pantalla Completa
Previous Next
El alisado progresivo puede dañar el cabello y el cuero cabelludo. Aprende a combatir los efectos secundarios

El procedimiento del alisado progresivo requiere de diversos químicos, que a la larga agreden las hebras y el cuero cabelludo. Cada vez los tratamientos son menos dañinos, sin embargo, existen ciertas precauciones que debemos tomar en cuenta si planeamos hacer un alisado progresivo.

En los últimos años el tratamiento ha cambiado, los productos ya no llevan la misma cantidad de formol que cuando fueron lanzados al mercado, incluso algunos tipos de alisados substituyeron la substancia por elementos menos agresivos.

Algunos de los efectos colaterales del alisado progresivo son "la perdida de la masa querastinosa provoca afinamiento y rigidez de las hebras, y en algunos casos, en cabellos descoloridos ocurre alteración del color. Además de la caída y aceleración de la producción de glándulas sebáceas, que provoca oleosidad excesiva en el cuero cabelludo", explica la terapeuta capilar Neide Pereirah.

Antes de hacerte este tipo de tratamientos asegúrate de que no seas alérgica, ya que podrías sufrir dermatitis seborreica. La descamación no es una señal de alergia. "Esa descamación ocurre pues el producto posee alta concentración de acidez y cuando entra en contacto con el cuero cabelludo provoca ese efecto. En el caso de una reacción alérgica, la persona puede ser sorprendida por un edema de glotis, además de surgir erupciones en la piel", afirma la terapeuta capilar.

Recupera la salud de tu cabellera

La raíz queda más grasosa de lo normal con el alisado progresivo, ya que las hebras lisas tienden a ser más grasosas que el pelo rizado u ondulado, sumado a eso el producto que se usa para el alisado penetra en la hipodermis y causa una aceleración en la producción de las glándulas sebáceas.

Este problema de cuero cabelludo grasoso se puede tratar con productos específicos para cabello graso, como shampoos, acondicionadores, cremas para peinar, entre otros.

No laves el cabello con agua caliente, es mejor que utilices agua tibia y finalices con un chorro de agua fría para sellar la cutícula y potenciar el brillo. El agua caliente deshidrata el cabello y también irrita el cuero cabelludo.

También puedes optar por un tratamiento más especializado para recuperar la salud del cabello, como hidrataciones semanales con mascarillas o tratamientos capilares que ayudarán a que tu cabello recupere la fuerza, el color y el brillo perdidos. Se recomienda acudir con un especialista para que te indique el tratamiento ideal para tu tipo de pelo.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel