Get The Look

Rubor perfecto: Conoce los siete errores más comunes a la hora de aplicar el producto

  •  Descubre cómo se debe aplicar de manera correcta el rubor
Pantalla Completa
Previous Next
Descubre cómo se debe aplicar de manera correcta el rubor

El rubor es uno de los productos fundamentales que deben ir dentro de la bolsa de los mujeres, ya que ayuda a dejar la apariencia más saludable. A pesar de ser muy útil, se puede convertir en una pesadilla si no se aplica correctamente, es por eso que Angela Melero, la editora del sitio web makeup.com, reveló sus secretos para no equivocarse al momento de darle color a las mejillas. Conoce los errores más comunes que comenten diariamente las mujeres y evítalos para obtener una aplicación perfecta.

1) Aplicar el rubor muy por debajo de los pómulos

Debes tener cuidado de no aplicar el rubor por debajo de las fosas nasales. De lo contrario, el producto puede "dejar hacia abajo la expresión" creando una apariencia triste. Lo ideal al momento de aplicar el producto es sonreír frente a un espejo y mover la brocha en la zona de las mejillas que lucirán visiblemente destacadas.

2) Colocar producto más arriba de los pómulos

Si aplicar el blush muy abajo es poco beneficioso porque deja la expresión triste, colocarlo por encima de las mejillas tampoco da buenos resultados. Si el color sobrepasa la zona de los pómulos y queda muy cerca del área de los ojos, el look lucirá poco natural.

3) Escoger el tono equivocado

Escoger un tono equivocado de rubor implica que tu maquillaje luzca artificial, usar el tono apropiado del producto para tu tipo de piel puede hacer toda la diferencia. Las mujeres con la piel clara deben optar por tonos de rubor rosa o durazno, mientras que para las mujeres con la piel morena los tonos tierra son sus mejores aliados de belleza.

Las mujeres con la piel muy oscura deben preferir el blush en tonos vino tinto o marrón. Las orientales o quienes tienen la piel de un color amarillento deben invertir en tonos rosados con pigmentos bronce y marrón.

4) No difuminar el rubor de manera uniforme

El propósito del cosmético es darle color a los pómulos, de manera que el efecto sea similar al causado por el sol o al que se obtiene al hacer ejercicio. Evita que el color de las mejillas se concentre en un solo lugar, el secreto es hacer grandes movimientos con la brocha para difuminar bien el producto en unos minutos y obtener un resultado natural.

5) Usar mal la brocha

Las brochas fueron diseñadas específicamente para hacer que la aplicación del maquillaje quede perfecta y natural, por lo que debes invertir en al menos un modelo de brocha para cada tipo de producto. Las brochas más anchas ayudan a dejar una sombra en el rostro y las más delgadas son ideales para difuminar los polvos por la cara. Estas herramientas se pueden utilizar en las versiones del producto en polvo, crema y líquido.

6) Usar la textura equivocada del producto

El tipo de piel de cada mujer puede variar bastante, para acertar a la hora de escoger el rubor debes saber cuál es el tuyo. Quienes tienen el rostro seco deben optar por la versión del producto en crema y aquellas mujeres con la piel grasa deben preferir la versión en polvo.

7) Exagerar con el color

Uno de los errores más comunes que ocurren a la hora de aplicar el rubor en las mejillas es que se exagera con el uso del producto. El blush debe crear un efecto natural, por lo que se deben evitar los tonos demasiado fuertes para no dejar el maquillaje muy artificial. La clave es difuminar el color poco a poco hasta llegar al tono deseado, así no se corre el riesgo de aplicar demasiado.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel