Get The Look

Los reflejos que ayudan a las pieles cálidas y frías

  • Los tonos de cabello pueden ser calientes o fríos, y deben coincidir con tu tipo de piel.
Pantalla Completa
Previous Next
Los tonos de cabello pueden ser calientes o fríos, y deben coincidir con tu tipo de piel.

Tanto el cabello teñido como el natural tienen un reflejo, un tono que destaca sobre una luz fuerte o el sol; éste puede ser frío o cálido, y combinado con el tono de piel puede hacer maravillas, sólo hay que analizar el color de piel para descubrir el reflejo ideal.

Cómo descubrir tu tonalidad de piel

Para tal propósito hay que mirar la parte interna de tu antebrazo; explica el estilista Marcos Coraza: "Si se entrevén tonalidades rosada o azulada, y tus venas aparecen azuladas, tienes un tono de piel frío, si predomina el tono amarillo con venas verdosas, tu tono de piel es cálido".

Las pieles deben de estar en armonía con el tinte de tu cabello para que no luzca artificial. Las pieles frías combinan con coloraciones en tono ceniza, beige, tonos amaderados y platinados, las pieles cálidas quedan mejor con tonos cobrizos, chocolates, rojizos, dorados.

No se debe escoger un tono muy parecido al de la piel. Marcos Corazae señala que: "Una mujer negra jambo, por ejemplo, debe de evitar los castaños profundos". Las pieles frías y cálidas, de acuerdo con el visagismo, se separan según las estaciones del año y pueden ser identificadas a partir de cómo queda la piel después de la exposición del sol.

Las pieles frías y sus colores

Las frías son las "pieles invierno" porque esa estación representa los tonos opacos, como los violetas o azules oscuros. El verano se identifica más con los colores pastel y el azul cielo o azul mar.

Para identificar una piel invernal comprueba si tu bronceado queda oscuro, con poca profundidad en tono cercano al café. A la gente con ese tipo de color le sientan bien los rojos fríos, tono vino, magenta y rosa intenso. Si la piel queda roja y después vuelve al blanco, tus colores favorecedores serán el azul y el verde.

Las pieles cálidas y sus colores

Las pieles cálidas son representadas por el otoño y la primavera, estaciones de colores vivos. La piel primaveral consigue un bronceado dorado cuando se expone al sol, que combina con los tonos anaranjados como el coral o el melocotón. La otoñal se acerca a los tonos cobrizos, como el verde musgo y el dorado.

Quien lleva el cabello natural puede apostar por reflejos que le den un toque extra al look sin que parezca un cambio radical. Además de teñir enteramente el cabello, otra opción puede ser aprovechar los tonos para crear textura y profundidad con técnicas como las mechas 3D o californianas.

Tonos fríos y cálidos de tinte para tu tipo de piel

Los colores cálidos "encienden" el look, principalmente en las mechas más oscuras, como los castaños y negros. Los tonos más oscuros también son asociados a las épocas frías del año. Las coloraciones más frías garantizan un look discreto y con más brillo porque los reflejos azulados y en tono ceniza reflejan más la luz, como ocurre con el negro azulado.

Otro tono frío famoso es el platinado. Éste debe ser usado con cuidado para combinar con el estilo y que no deje la piel muy pálida. Para las mujeres de piel cálida que quieran seguir la tendencia, es preferible un tono rubio muy claro, que tendrá un resultado parecido y destacará el bronceado.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel