Get The Look

Grasa, seca, mixta o normal: Descubre cuál es tu tipo de piel y aprende sus cuidados básicos

  • La piel grasa requiere de un hidratante ligero y una limpieza más profunda
  •  La piel mixta necesita de productos de doble acción, que combinen la hidratación y controlen la grasa
  •  La piel seca requiere de una hidratación más profunda para no tener un aspecto opaco
Pantalla Completa
Previous Next
La piel grasa requiere de un hidratante ligero y una limpieza más profunda
  • La piel grasa requiere de un hidratante ligero y una limpieza más profunda
  •  La piel mixta necesita de productos de doble acción, que combinen la hidratación y controlen la grasa
  •  La piel seca requiere de una hidratación más profunda para no tener un aspecto opaco

Para dejar la piel más bella y saludable es indispensable invertir en una rutina de cuidados. Pero, para elegir los productos y tratamientos más adecuados, el primer paso es saber si tu piel es grasa, seca o mixta. Si aún no lo sabes o tienes dudas sobre tu tipo de cutis, debes conocer las principales características, de cada uno. 

La característica principal de este tipo de piel es su alta producción de glándulas sebáceas, responsables del aspecto brillante de varios puntos del rostro, sobre todo de la llamada “zona T”, que abarca la nariz y frente, que es en donde los poros tienden a estar más dilatados.

Piel grasa 

Debido a la concentración de grasa en esa región, quienes tienen ese tipo de piel tienden a presentar acné y espinillas, a pesar de que en general sus características parecen negativas, una de sus mayores ventajas es que es menos susceptible al envejecimiento prematuro.

Si eres parte de este grupo, es muy importante que uses un jabón especial para piel grasa para limpiar y destapar los poros, también invierte un hidratante con una textura ligera y con filtro solar, para no incrementar la grasa. Realiza una exfoliación dos veces a la semana para retirar bien todo los residuos del rostro y nunca olvides desmaquillarte o antes de dormir.

Piel seca 

A diferencia de la piel grasa, la seca tiene una aspecto más opaco y no tiene los poros muy visibles. Como suele estar menos hidratada, con frecuencia sufre de descamación y presenta una apariencia rojiza, además de ser más propensa a la aparición de arrugas y líneas de expresión a causa de su textura reseca.

Por lo tanto, una de las medidas esenciales para tratar este tipo de piel es nunca olvidar hidratarla en las mañanas ni antes de dormir, utiliza productos especiales para reponer el agua y eliminar la textura seca. Además, también es necesario tener cuidado al escoger los jabones de limpieza, prefiere los que son ligeros para no empeorar la resequedad, y haz exfoliaciones cada 15 días para no sufrir el efecto rebote.

Piel mixta 

Si pensamos en las características de la piel grasa y en las de la piel seca es posible que entendamos cómo funciona la piel mixta. Ya que este tipo de piel presenta exceso de grasa y poros dilatados en la “zona T”, mientras que otras áreas de la cara tienen las mismas características que la piel seca.

Por contar con características de ambos grupos, puede ser difícil saber cuál es el tratamiento ideal para la piel mixta. Pero, para realizar los debidos cuidados sin perjudicar ninguna parte del rostro, el secreto es darle prioridad a los productos de doble acción, que combinan la hidratación con el control de la grasa. Y en el caso de las exfoliaciones, se deben realizar con una frecuencia diferente cada zona, una vez a la semana el área grasa y cada 15 días el resto del rostro.

Piel normal 

La piel normal es poco común, pero forma parte del grupo. Como su nombre lo dice, este tipo de piel se caracteriza por necesitar una hidratación media, o sea no presenta exceso de grasa, ni tampoco el desagradable aspecto reseco y opaco. Su apariencia es saludable y tiene una textura bonita, también tiene la ventaja de que no muestra puntos negros, ni espinillas, como la piel grasosa, y no es propensa al envejecimiento prematuro.

La rutina de belleza adecuada para este tipo de piel es usar un jabón para lavar el rostro por la mañana y antes de dormir, siempre retirar el maquillaje, usar una crema hidratante especial para este tipo de piel para mantener la hidratación durante el día, y realizar la exfoliación una vez a la semana.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel