Get The Look

Cronograma para la piel: Aprende cómo combinar la hidratación, la exfoliación y la protección solar

  •  Aprende a crear un cronograma para cuidar la piel del cuerpo
  •  Al momento de bañarte usa un estropajo suave y un jabón hidratante
  •  Prefiere la técnica "dry brushing" para retirar las células muertas una vez a la semana
Pantalla Completa
Previous Next
Aprende a crear un cronograma para cuidar la piel del cuerpo
  •  Aprende a crear un cronograma para cuidar la piel del cuerpo
  •  Al momento de bañarte usa un estropajo suave y un jabón hidratante
  •  Prefiere la técnica "dry brushing" para retirar las células muertas una vez a la semana

Así como la piel de la cara, la del cuerpo también requiere de cuidados para mantenerse luminosa y suave. Para que no te saltes ningún paso, lo ideal es crear una agenda semanal y seguir cada paso ahí especificado. 

La idea es similar a la del cronograma capilar, que sirve para saber qué hacer todos los días, qué procedimientos realizar dos veces a la semana y cuáles semanalmente hasta dejar la piel del cuerpo impecable.

Todos los días debes hidratar y proteger a tu piel 

Hay algunos cuidados que debes tener con la piel del cuerpo todos los días, la constancia es un hábito que va a garantizar que se mantenga saludable y suave, además va a evitar problemas como las irritaciones, la comezón y otro tipo de sensibilidad.

Durante el baño: 

Utiliza un estropajo suave para realizar una exfoliación diaria ligera, que ayude a retirar todas las impurezas de manera eficaz. El jabón que elijas debe ser suave, elige fórmulas hidratantes, y usa el agua tibia, para no resecar la piel.

Si eres propensa al acné corporal, y sueles presentar espinillas en la espalda o en el pecho, vale la pena usar un jabón especial, que sea astringente, en dichas áreas, como los que contienen azufre o incluso los jabones faciales para la piel grasa.

Después del baño: 

Vale la pena que te seques el cuerpo de manera suave, con la ayuda de una toalla y luego que hidrates la piel. El hidratante que elijas debe ser más denso, a diferencia de los hidratantes faciales, y se debe aplicar en todo el cuerpo, sin excepción. Presta atención a las áreas naturalmente más secas, como los codos, las rodillas, los pies y las nalgas.

Ahora es momento de proteger a la piel, después de aplicar el hidratante y que éste ya esté completamente seco, aplica el protector solar en las áreas que la ropa no cubre: además del rostro, es importante proteger el cuello, los brazos, las manos y cualquier zona expuesta.

Realiza una exfoliación profunda dos veces a la semana 

La exfoliación corporal es otro hábito que no puede dejarse fuera del cronograma, no es necesario realizarla diariamente, con dos veces a la semana es más que suficiente para eliminar todas las células muertas. Realizar el procedimiento más veces puede irritar a la piel y dejarla muy sensible.

Exfoliación en el baño: 

Después de bañarte con el jabón de tu preferencia, pasa un exfoliante potente por todo el cuerpo y realiza movimientos circulares.

Realiza la exfoliación antes del baño: 

¿Has escuchado hablar de la técnica "dry brushing"? La traducción literal es “cepillado en seco”, se trata de una técnica en la que se pasa un cepillo de baño sobre la piel seca, antes de entrar a la ducha, para quitar todas las células muertas y las impurezas. El consejo es frotar la piel con movimientos firmes y delicados.

Una vez a la semana dales cuidados extra a las manos y a los pies 

Las manos y los pies también merecen cuidados semanales, con esto no nos referimos al manicure yal pedicure, a menos de que un especialista prepare todo un tratamiento para la piel. Aparta media hora cada domingo para hacer los siguientes rituales.

Manos: 

1. Exfolia las manos con un exfoliante corporal o con una fórmula específica para el área.

2. Aplica una capa generosa de hidratante y colócate unos guantes de plástico.

3. Deja que el hidratante actúe por unos 15 minutos y retira el producto.

4. Para terminar aplica protector solar.

Pies: 

1. Si tienes que retirar alguna callosidad, comienza por lijar las partes con callos.

2. Coloca los pies en agua tibia por 10 minutos.

3. Aplica una capa generosa de hidratante y masajea vigorosamente.

4. Evita estar de pie en lo que el producto se absorbe por completo.

5. Si es de día, no olvides aplicar protector solar.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel