Get The Look

Cómo aplicar correctamente el rubor

  • La modelo Barbara Palvin usando un rubor rosa que va desde la manzana y en dirección a la oreja.
  • Doutzen Kroes mimetizó su rubor con el maquillaje de su piel.
  • Si usas rubor en polvo no olvides aplicarlo con una brocha suave.
  • Dependiendo de la ocasión debes escoger el color del rubor.
  • El puente de la cara también se toma en cuenta a la hora de maquillar.
  • No olvides humectar tu rostro y añadir un poco de tinte.
Pantalla Completa
Previous Next
La modelo Barbara Palvin usando un rubor rosa que va desde la manzana y en dirección a la oreja.
  • La modelo Barbara Palvin usando un rubor rosa que va desde la manzana y en dirección a la oreja.
  • Doutzen Kroes mimetizó su rubor con el maquillaje de su piel.
  • Si usas rubor en polvo no olvides aplicarlo con una brocha suave.
  • Dependiendo de la ocasión debes escoger el color del rubor.
  • El puente de la cara también se toma en cuenta a la hora de maquillar.
  • No olvides humectar tu rostro y añadir un poco de tinte.
No todos nacemos con una estructura ósea perfecta, pero esos pómulos levantados que vemos en revistas y anuncios pueden lograrse si el rubor se aplica correctamente.

La sonrisa se acentúa, el rostro se enmarca y los ojos y labios obtienen más luz cuando las mejillas lucen sonrojadas y definidas.

Preparando la piel para el rubor

Sarah Lucero, directora global de "Stila", recomienda e insiste ampliamente que se le dedique tiempo a aplicar humectante con un poco de color (una BB cream o CC cream) al rostro, esto con el fin de preparar la piel y lucir más el color del rubor. "Una textura uniforme asegura que el rubor no compita o iguale el rojo del rostro", dijo la experta.

Escogiendo el producto

La complexión de piel es la que define qué herramienta y qué color de rubor usar. Si lo que prefieres es uno en polvo, es mejor usar una brocha suave para aplicarlo y que se vea natural.

Hay que enfocarse en la manzana de las mejillas, ya que esta área es la que naturalmente se sonroja. Si lo que deseas es que tu rubor sea bronceador al mismo tiempo, mézclalo con el contorno de la cara y añade capas extras a tus pómulos y el puente de la nariz, dando así la apariencia de un sutil bronceado.

Si tu piel es pálida o muy blanca trata de usar polvo translúcido en forma compacta antes de aplicar el rubor con el color más fuerte. Este truco ayuda a cubrir el rubor y el polvo, viéndose el cambio gradual.

El rubor en crema puede ser otra fácil opción, simplemente usa tus dedos y da pequeños golpecitos a tus mejillas; nunca lo embarres a tu cara, pues se puede poner roja.

Los tonos nacarados son sugeridos para el final de tu maquillaje, pues éstos quedan mejor como un detalle y no como un look completo.

No olvides sonreír

Una vez aplicado no olvides checar en el espejo cómo se ve el color cuando sonríes, después de todo, la finalidad es que se vea natural y no forzado.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel