Get The Look

Cabello grasoso: 8 hábitos que pueden aumentar la grasa del cuero cabelludo

  •  Los accesorios apretados pueden producir exceso de grasa
  •  Lavar de más el cabello y no usar los productos correctos empeora el problema de exceso de grasa en las mechas
  •  Descubre qué está causando el exceso de grasa en el cabello
Pantalla Completa
Previous Next
Los accesorios apretados pueden producir exceso de grasa
  •  Los accesorios apretados pueden producir exceso de grasa
  •  Lavar de más el cabello y no usar los productos correctos empeora el problema de exceso de grasa en las mechas
  •  Descubre qué está causando el exceso de grasa en el cabello

Quienes tienen el cabello grasoso saben que este problema puede causar incomodidad, porque la sensación de que las mechas están sucias afecta el humor y solo se quita con el lavado. Pero, lo que no sabe todo el mundo es que hay algunos hábitos que pueden agravar el problema de producción de grasa en el cuero cabelludo, sin que te des cuenta. Desde la limpieza hasta el momento de acomodar las mechas, descubre lo que puedes estar haciendo mal en la rutina.

1. Lavar el cabello con agua muy caliente 

Este hábito es un clásico de quienes tienen el cabello graso, si usas agua muy caliente para lavar tus mechas podrías producir más grasa. Esto sucede porque las altas temperaturas quitan la hidratación natural de la piel, causando que necesiten producir más grasa: el famoso efecto rebote. Por eso, lo ideal es preferir siempre el agua tibia o fría.

2. Aplicar acondicionador y otros productos en la raíz 

Otro error de quienes tienen el cabello graso es aplicar acondicionador o cualquier producto hidratante o finalizador en la raíz, o muy ceca del cuero cabelludo. Este hábito puede obstruir los poros, causando que se produzca más sebo. Una buena recomendación es siempre aplicar el producto dejando de 3 a 4 centímetros de distancia de la raíz.

3. Cepillar demasiado el cabello 

¿Quién nunca escuchó la antigua recomendación de que hay que cepillar el cabello 100 veces antes de ir a la cama, para aumentar el brillo de las mechas? En realidad, esto sucede porque se distribuye la grasa del cuero cabelludo hacia las puntas, pero quienes tienen el cabello grasoso, no deben incluir este hábito en su rutina. El estímulo continuo de ligeros “tirones” aumenta la producción de grasa y empeora el problema.

4. Dormir con el cabello mojado 

Quienes tienen la costumbre de dormir con el cabello mojado y se quejan de el exceso de grasa que tienen sus mechas, deben abandonar este hábito ya, ya que aumenta en gran medida la producción de grasa del cuero cabelludo, además de que contribuye a la formación de hongos, como la dermatitis seborreica, mejor conocida como caspa.

5. Utilizar sombreros y accesorios por mucho tiempo 

Todo lo que produce sudoración excesiva del cuero cabelludo también produce más grasa. Un buen ejemplo es el uso de sombreros y accesorios que aprieten la zona, como pañoletas y cintas, especialmente en las temporadas más cálidas. Aunque son super útiles, este tipo de accesorios también promueven el aumento de la producción de grasa del cuero cabelludo, empeorando el problema del cabello graso.

6. Exponer la cabeza al sol 

Al mismo tiempo, es importante no exponer el cuero cabelludo al sol por mucho tiempo, ya que, así como con el rostro, los rayos ultravioleta empeoran la producción de grasa de la piel del cuero cabelludo, que termina pasándose al cabello. Lo ideal es quedarse en la sombra el mayor tiempo posible.

7. Tocar en repetidas ocasiones el cabello 

La otra cosa que deja al cabello más grasoso es el hábito de estar tocando el cabello, cambiando de lugar la raya, haciéndose trenzas y alisando el cabello con frizz. Esto sucede porque la suciedad y los aceites que se acumulan en las manos terminan en el cabello, y dejan a las mechas con aspecto grasoso.

8. Lavar demasiado el cabello

Aunque parezca contradictorio, la verdad es que lavar demasiado el cabello también produce más grasa, debido al efecto rebote, que hace que el cuero cabelludo sienta la necesidad de reponer los aceites perdidos con el lavado. Lo ideal es lavar el cabello cada 2 días o, como máximo, una vez al día con un shampoo purificante con fórmula hidratante.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel