Get The Look

6 consejos para mantener la salud del cabello químicamente tratado: Aprende a cómo recuperar las mechas después de los alisados y las relajaciones

  •  El cabello tratado con químicos requiere de cuidados específicos para mantenerlo saludable y bonito
Pantalla Completa
Previous Next
El cabello tratado con químicos requiere de cuidados específicos para mantenerlo saludable y bonito

Todos los tipos de cabello requieren de cuidados para mantenerse bonitos y con un aspecto sedoso, sin embargo, en las mechas químicamente tratadas es más necesario presar atención. Procesos como los alisados, las relajaciones y los permanentes modifican directamente la estructura del cabello, y por lo tanto comprometen el aspecto y la protección de las hebras, dejándolas más frágiles y propensas al quiebre.

Pero, contrario a lo que muchas mujeres piensan, es posible mantener el cabello con químicos saludable e hidratado, siempre y cuando se tomen medidas desde el momento de la aplicación de los productos que van a alterar la textura de las mechas. Conoce algunos consejos para cuidar este tipo de cabello.

Visita a un estilista de confianza

El famoso dicho de “lo barato sale caro” aplica perfectamente cuando se trata del cabello, especialmente en el caso de los procesos químicos. Al momento de dejar las mechas en las manos del estilista, es muy importante que estés segura de que el especialista tiene experiencia con tu tipo de cabello y los químicos que va a usar, para esperar los mejores resultados. Por eso, para evitar molestias, lo ideal es apostar por alguien de confianza, que de preferencia haya sido recomendado por algún conocido.

Respeta el tiempo de la pausa y verifica la compatibilidad de los químicos

Uno de los errores que más cometen las mujeres que se realizan tratamientos químicos, es no respetar el tiempo establecido para hacer una pausa, y aplicar los productos químicos nuevamente en los mechas que aún están sensibles por el proceso anterior.

Cuando se realizan alisados, hay que esperar el momento adecuado para retocar la raíz y eso puede resultar un poco estresante, y por eso vale la pena apostar por algunos trucos, como el uso de tiaras, diademas, cintas y demás accesorios, que disfracen la textura de las mechas, en lugar de correr el riesgo de sufrir un corte químico que rompa las mechas.

Para quienes quieren cambiar de procedimiento, es indispensable hacer la prueba del mechón, para asegurarse de que el producto que se utilizó con anterioridad es compatible con el nuevo.

No te excedas con el uso de aparatos que producen calor

Las secadoras, las planchas y las tenazas facilitan la vida cuando se quieren modelar las mechas. Sin embargo, además de aumentar la resequedad, el uso constante de estos aparatos puede causar daños más graves al cabello, como frizz y quemaduras.

Para evitar problemas, el truco es reducir al mínimo la frecuencia del uso de aparatos que producen calor, existen muchos peinados que ayudan a disfrazar un “bad hair day”, y que evitan la necesidad de usar dichas herramientas. Pero cuando sea necesario utilizarlas, no olvides aplicar protectores térmicos para dejar las mechas bien protegidas.

No descartes las hidrataciones y reconstrucciones

Como los procesos químicos reducen la hidratación natural del cabello, invierte en tratamientos que dejen el pelo más brillante, saludable y bonito. Además de las hidrataciones rápidas que se realizan en el baño, aparta un día de la semana para tratar más profundamente las mechas, con productos como mascarillas capilares u óleo, por ejemplo.

Otro cuidado necesario para mantener la vitalidad de las mechas son las reconstrucciones, que devuelven la queratina y los aminoácidos perdidos con los procedimientos químicos. Es un tratamiento que tiene como objetivo darle más cuerpo al cabello. Por eso, lo ideal es combinar este proceso con las hidrataciones para garantizar una melena más ligera y con movimiento.

Evita aplicar acondicionador en la raíz del pelo

Recuerda la regla de usar acondicionador en los medios y en las puntas del cabello para fortalecerlos. En el cabello tratado químicamente tampoco se debe usar acondicionador en la raíz, porque el cuero cabelludo podría quedar grasoso, y por consecuencia puede aparecer caspa con el tiempo.

Corta las puntas resecas

En algunas situaciones, es necesario el uso de las tijeras para eliminar un problema que ningún tratamiento puede resolver: las puntas viejas y frágiles. Los extremos del cabello se pueden resecar si no se cuidan de manera correcta después de aplicar los químicos. Si no cuidas tu pelo, con el tiempo las hidrataciones y reconstrucciones no serán suficientes para esa parte de la melena, y por lo tanto, lo ideal será hacer un corte de cabello que le devuelva la apariencia hidratada.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel