Get The Look

¿Cómo combatir la caída del cabello?

  •  Conoce la mejor solución según el tipo de caída que sufres y vuelve a tener una melena saludable y fuerte.
Pantalla Completa
Previous Next
Conoce la mejor solución según el tipo de caída que sufres y vuelve a tener una melena saludable y fuerte.

Las mujeres que sufren de pérdida de cabello suelen estar en la búsqueda de los mejores productos y tratamientos para combatir el problema. Conoce la mejor solución según el tipo de caída que sufres y vuelve a tener una melena saludable y fuerte.

Nutre tu cabello para que crezca más fuerte

Los cambios hormonales y las deficiencias nutricionales son dos de las causas más comunes que dificultan el crecimiento del cabello. En estos casos una dieta balanceada, que tenga proteínas, vitaminas y minerales es una gran opción, al igual que la ingesta de suplementos alimenticios con vitaminas, minerales y aminoácidos, ya que el cabello al absorber estos nutrientes crece más sano de manera más rápida. También toma dos litros de agua al día.

También existen productos de belleza que contienen arginina, magnesio y vitamina B, que sirven como fuente de energía para que el cabello crezca más fuerte. Estos ingredientes los puedes encontrar en shampoo, acondicionador, crema para peinar y mascarillas hidratantes, y son ideales para tratar la caída del cabello.

Evita los procedimientos químicos agresivos y los peinados que maltratan las mechas

La caída del cabello también puede estar relacionada con la aplicación continua de tratamientos químicos agresivos, como alisados, permanentes, relajaciones o decoloraciones. En estos casos lo ideal es suspender dichos procedimientos capilares e incluir en la rutina de belleza productos para la caída del cabello, ricos en vitaminas y minerales, y siempre usar protectores térmicos cuando vayas a utilizar aparatos generadores de calor, como la secadora y la plancha.

Jalar mucho el cabello al recogerlo, ya sea para hacer colas de caballo, chongos o trenzas, es un factor que puede producir la pérdida de cabello, en este caso se deben dejar de hacer estos peinados e invertir en productos que fortalezcan las mechas.

También evita recoger tu cabello mojado, ya que en este estado es más débil y propenso a romperse. No cepilles mucho el cabello, porque eso puede maltratar el pelo y provocar su caída y quiebre.

Lava y acondiciona tu cabello correctamente

Al lavar el cabello procura estimular el cuero cabelludo para influir en el crecimiento del cabello, dando un masaje para activar la circulación. También prefiere el uso de agua tibia para mantener las mechas saludables e hidratadas.

Además el uso del acondicionador es indispensable, ya que llena los huecos de la fibra capilar y garantiza que las mechas queden más fuertes, invierte en un producto con arginina, ya que estimula el crecimiento del cabello.

Visita a un especialista para que te dé el mejor tratamiento

Las mechas también se pueden caer por estrés, esto se puede solucionar manteniendo una alimentación balanceada que contenga verduras, frutas, proteínas vitaminas y minerales, y de ser necesario y si el médico lo recomienda, también se pueden consumir suplementos alimenticios y medicamentos. Realizar actividades que ayuden a liberar estrés es otra buena alternativa.

En el caso de la alopecia androgenética, que es la pérdida permanente del cabello, que ocurre por factores genéticos y cambios hormonales, se requieren de tratamientos especializados y de medicamentos, para tratar el proceso de miniaturización del cabello y para estimular el flujo sanguíneo del cuero cabelludo, para que crezca el pelo. Este tipo de tratamientos generalmente son tópicos y en ocasiones se pueden dar tomados.

Lo ideal es acudir con un especialista para determinar la causa de la pérdida del cabello y para que te dé el mejor tratamiento. A pesar de que puedes cambiar algunos de tus hábitos para ir fortaleciendo las mechas, un dermatólogo especializado en cabello te dará la mejor solución.

Temas relacionados
Flacidez, arrugas y manchas

Combate estos 3 problemas de la piel